jueves, 27 de junio de 2013

Miradas delirantes

                                       Miradas delirantes, pupilas lanzallamas
                                    quemando desde el mismo borde de tu fuego.
                                               Gimen, gimen, gimen, gimen 
                               terrazas de luz, espigandose sobre tu frente cual un zodíaco.
                                                      Allí, tan sólo allí 
                             el  lugar de los emparrados que te rondan, adamantina.
                                       Estás fortificando tiempos, en unas guaridas ágiles.
                                    Frontalmente te ven hojas y aclaman a tus pestañas:
                                   La barbilla esculpida por todos los destellos y un élitro,
                                 implicada en las maravillas de las cosas errátiles, cantas 
                              y el mundo se derrite como lo hiciesen doblegados los imperios.
                       En una llamarada vienes sin las vacilaciones de la que no está en vida:
                       Mujer de miradas gráciles, de risa trasnochada, de bronce esplendoroso:
                                Altiva ante ingeniosos que proponen secuestrarte y domarse 
                             eres aquella predestinada que viene en vela por valles ansiosos
                           trayendo el jade artesonado de unas manos de fuegos,
                      sedosa, a más no pasar nunca, racimo de besos incandescente: te celebro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada